A Tuchel sólo le falta ganar a Zidane esta temporada

Tuchel se enfrentará a Zidane en las semifinales de la Champions y para el entrenador alemán es un nuevo reto esta temporada. Tuchel ha ganado con el Chelsea a todos los grandes entrenadores europeos y sólo le falta Zidane.

El entrenador ha vencido con el Chelsea a Mourinho (0-1), Klopp (0-1), Guardiola (1-0), a Ancelotti (2-0) y a Simeone en dos ocasiones en la Champions (0-1 y 2-0). O lo que es lo mismo. Tuchel ha ganado a los grandes técnicos del fútbol continental y para completar el círculo sólo le falta Zidane.

Ya sabe lo que es ganar a Zidane
Tuchel ya sabe lo que es ganar al Real Madrid de Zidane. Fue en la fase de grupos de la Champions de la pasada temporada. El alemán entrenaba al PSG que ganó por 3-0 en París al equipo blanco. Tuchel y Zidane se han enfrentado en cuatro ocasiones en la Champions y Zidane nunca le ha ganado.

Cuando Tuchel entrenaba al Dortmund, se enfrentó a Zidane en la fase de grupos y los dos partidos acabaron 2-2. El mismo resultado que se dio en el segundo duelo entre Real Madrid y PSG la temporada pasada de la fase de grupos. Una Champions, la de 2019/20 en la que Tuchel llegó a la final con el PSG que acabó perdiendo ante el Bayern Munich por 0-1.

Hazard, la esperanza del Real Madrid

Eden Hazard regresó a los terrenos de juego ante el Betis. El belga volvió a jugar tras su enésima lesión y mostró que aparentemente está totalmente recuperado. Dejó destellos de que no se le ha olvidado jugar a fútbol, que no ha perdido calidad y el Real Madrid espera que sea su arma secreta en esta recta final de Liga.

Hazard entró en el minuto 77 de partido y generó dos ocasiones. En una de ellas prefirió pasarle a Vinicius y no disparar a puerta cuando parecía que era la mejor opción. Una falta de egoísmo que Courtois no dudó en señalar tras el partido. “Me da pena que no ha intentado chutar, quizás porque ha visto a Vinicius mejor posicionado, pero tiene un gran tiro y tenía la opción”, dijo el meta belga.

Zidane espera mucho de Hazard en esta recta final en la que está en juego la temporada. Ahora depende del entrenador si el belga juega como titular ante el Chelsea. Hazard lleva mucho tiempo sin ritmo de competición y viendo su historial de lesiones, lo más lógico es pensar que será suplente ante su ex equipo, pero teniendo en cuenta que el Real Madrid se juega el pase a la final de la Champions, no hay que descartar nada.

Lo que sí tiene claro Zidane es que no va a arriesgar lo más mínimo con Hazard. Nadie quiere una nueva recaída del belga justo cuando más lo necesita el Real Madrid para ser el factor que pueda desequilibrar un partido.

El Real Madrid juega su semifinal número 30 de la Copa de Europa

El Real Madrid disputa ante el Chelsea su trigésima semifinal de la Copa de Europa, la decimocuarta con la nomenclatura de Liga de Campeones, el club con más presencias en una ronda de la que salió airoso en sus tres últimas presencias con Zinedine Zidane al mando, con un balance de 16 alegrías y trece eliminaciones.

Tres años después y tras ser eliminado dos ediciones seguidas en los octavos de final, el Real Madrid regresa al escenario de las semifinales con el técnico que le impulsó a sus tres últimas conquistas de la Liga de Campeones. Zidane superó siempre la ronda previa a la final y solamente salió derrotado en uno de sus seis encuentros dirigidos, ante el Atlético de Madrid, en una eliminatoria que había sido encarrilada en el Santiago Bernabéu.

Los recuerdos del técnico francés en las semifinales de ‘Champions’ son positivos. Especialista en las eliminatorias de la competición de mayor prestigio, con tan solo una perdida la pasada temporada ante el Manchester City de Pep Guardiola en octavos de final, su buena racha se inició en su primera experiencia al mando del Real Madrid en la competición, en la edición 2015/16. Llegaba de ver de cerca la eliminación en cuartos tras caer en casa del Wolfsburgo (2-0), y lograr con un Cristiano Ronaldo excelso la remontada (3-0).

Se encontraba en sus primeras semifinales al Manchester City, por entonces dirigido por el chileno Manuel Pellegrini, en un duelo de poco espectáculo con empate sin goles en Manchester y un pase con fortuna. El galés Gareth Bale decantaba el duelo con un centro desde el costado derecho que el brasileño Fernando desviaba a la escuadra de Hart. Era el pase a Milán donde conquistaba ante el Atlético de Madrid, en los penaltis, su undécima corona continental.

El Real Madrid se convertía en “bestia negra” del Atlético tras derrotarle en dos finales y apearle de las semifinales de la campaña 2016/17. Un triplete de Cristiano Ronaldo, de nuevo decisivo en las grandes citas, acercó al equipo blanco a reeditar éxito en la final de Cardiff. Lo sudó en la vuelta en el Vicente Calderón, tras ver temblar su ventaja encajando dos tantos en 16 minutos pero salvado por la genialidad de Karim Benzema en el tanto de la sentencia de Isco. El poderío lo exhibió en la final goleando al Juventus (1-4).

La tercera semifinal de Zidane fue de récord. El Real Madrid había firmado su octava presencia consecutiva en la fase y extendió el técnico francés su pleno. Ante el Bayern, con triunfo en la capital de Baviera por 1-2 remontando con tantos de Marcelo y Marco Asensio y teniendo que dar la vuelta también en el Bernabéu con doblete de Benzema (2-2) como paso previo a la conquista de la decimotercera en Kiev ante el Liverpool.

Con esa dinámica positiva se presentará el Real Madrid de Zidane ante el Chelsea, sin ser eliminado en semifinales desde el 2015, cuando con Carlo Ancelotti cedió ante el Juventus. Sus últimos resultados en la Liga de Campeones han modificado la mala dinámica del conjunto madridista, que ha ganado seis de sus últimos ocho partidos en el torneo para alimentar de nuevo el sueño del rey de Europa.

En el estadio Alfredo Di Stéfano, donde juega mientras se realizan las obras de modernización del Santiago Bernabéu, ha logrado cambiar los malos resultados de local con sus recientes triunfos ante Inter de Milán y Borussia Mönchengladbach en la fase de grupos, más los firmados ante Atalanta en octavos y Liverpool en cuartos de final. Solo perdió en una ocasión en su casa provisional, en su primer partido, ante el Shakhtar. Su balance de local es cinco victorias de sus once últimos partidos europeos.

Un tienda online de camisetas de futbol replicas. Comprar camisetas Real Madrid baratas,greatest quality, telas de poliéster de alta calidad seleccionados, tienen muy buena elasticidad cómoda y tenacidad.

El Madrid sufre ante el Liverpool, pero vuelve a semifinales tres años después

El Real Madrid se clasificó este miércoles para las semifinales de la Champions League en las que se medirá al Chelsea, tras empatar a cero en su visita a Anfield, en un partido en el que los de Zidane sufrieron pero hicieron muy valioso el 3-1 de la ida.

Los primeros minutos fueron para un Liverpool que, consciente de tener complicada la clasificación, salió a morir al campo y ahogó a los de Zidane con la presión en los pocos minutos que los madridistas supieron lo que era tener el balón en los pies. Las ocasiones, además, cayeron sólo del lado red en los compases iniciales, con un Courtois impecable que salvó a su equipo.

Con un Valverde poco adaptado a su nuevo rol de lateral derecho en ausencia de Lucas, aunque fue de menos a más; y pérdidas de balón en el centro del campo como si Modric y Kroos fueran humanos, el Liverpool campaba a sus anchas con energía imparable. Pasado el primer cuarto de hora, el partido se equilibró y el Madrid gozó de su primera ocasión, un tiro de Benzema tras buena jugada de Vinicius que se estrelló en el palo.

Poco después, Casemiro recibió una dura falta de Fabinho de la que se vengó con Milner en la siguiente jugada, lo que supuso una amarilla condicionante para el centrocampista del Real Madrid.

Pese a que el ritmo frenético del partido se calmó, el Liverpool siguió mandando en ocasiones aunque sin fortuna de cara a la portería del Real Madrid, para el que era una gran noticia que el resultado al descanso se marchara 0-0.

La segunda parte comenzó igual que la primera, con los de Klopp llevando las riendas y un Courtois brillante, responsable de que el Madrid mantuviera impecable en la memoria el exitoso partido de ida.

Entre ocasión y ocasión del Liverpool, muchas propiciadas por inexplicables despistes blancos, el Madrid gozaba de alguna que no lograba materializar. Así, cuando el partido se acercaba al 70, un buen pase de Valverde dejó a Vinícius solo ante Alisson, pero el balón se quedó en las manos del portero y el delantero volvió a sonreír a sus fantasmas.

El tiempo corría en favor del Madrid, que conservaba el resultado, y Zidane trató de no perder la ventaja dando entrada a Odriozola para adelantar a Valverde y dar descanso a Kroos, fundido, y cambiando a Vinícius, idem, por Rodrygo.

Sobrepasada la barrera del 80, la mejor noticia para los blancos era precisamente que el marcador no se había movido de su sitio en todo el partido. Ahí Zidane decidió meter a Isco por Asensio y buscar otra baza en el ataque, descompensado con una férrea defensa en la que destacaron, una vez más, unos impecables Nacho y Militao, que han sabido mantener el nivel pese a ser como los adolescentes que se quedan un ‘finde’ en casa sin padres.

Con el nerviosismo de ambas partes al ver el crono correr, el partido llegó a su final, sin goles en Anfield. El Real Madrid, con un mérito de aplauso dadas las circunstancias, regresa a semifinales por primera vez desde 2018, año en que ganó su decimotercera Copa de Europa, tercera consecutiva. En el último escalón antes de la final de Estambul, los de Zidane se medirán al Chelsea de Tuchel. La primavera.

Esta camisetas Liverpool replicas presenta un diseño y durabilidad excelentes, que por sí solos justifican comprar esta replicas de camisetas Liverpool, aunque lo importante es que vistas los colores y disfrutes las victorias con tu camiseta. Comprar camisetas de futbol replicas: www.es-futbolreplica.com

El Chelsea resiste al Porto y espera al Liverpool-Real Madrid para conocer su rival

El Chelsea perdió (0-1) contra el Porto pero se llevó la eliminatoria de cuartos de final de la Champions League gracias al buen partido de ida (0-2). El encuentro, que se disputó en el Ramón Sánchez-Pizjuán de Sevilla por las restricciones de movilidad entre Gran Bretaña y Portugal, sirvió para dar a conocer el que será rival del vencedor del cruce entre el Real Madrid y el Liverpool.

Una chilena de Mehdi Taremi en el tiempo añadido fue insuficiente para que el Porto pudiera eliminar a un Chelsea que hizo bueno el 0-2 de la ida y que pasa a semifinales de la Champions League, por primera vez en siete años, pese a la derrota de este martes en Sevilla (0-1).

Serán los ingleses los que marchen a semifinales, por primera vez desde la temporada 2013-2014, a la espera de Real Madrid o Liverpool, con un fútbol de control, prescindiendo de la figura del ‘nueve’, que desesperó a un Porto que echó de menos más calidad individual y que no pudo repetir el milagro que ya logró contra el Juventus de Turín.

Los de Sergio Conceiçao intentaron lo que tenían que intentar para levantar una eliminatoria prácticamente perdida en la ida. El 0-2 dejaba escasísimas opciones a los portugueses, que las exprimieron en una primera parte en la que merecieron más que el 0-0 con el que se marcharon al descanso.

Al contrario que el Atlético de Madrid en octavos, el Porto sí salió a por el encuentro y frecuentó más el área de Mendy que los ingleses la de Marchesín.

Corona, el ‘Tecatito’, fue el hombre que pudo cambiar el signo de la eliminatoria. Suyas fueron las ocasiones más claras para acercar a los portugueses al milagro, pero estuvo más incisivo que acertado. Mendy, nervioso con los pies, le entregó una pelota franca cuando intentaba sacar el balón, pero el mexicano no atinó con la portería.

Cuando minutos después le ganó la partida a un blando Ben Chilwell y se plantó delante del arquero senegalés, pero tampoco supo definir. ‘Tecatito’ tuvo en su mano meter el miedo en el cuerpo a los ingleses, pero los de Tuchel se fueron indemnes a la segunda parte y le metieron cloroformo al partido.

Recuperaron el mando del juego, adormecieron al Porto e incluso pudieron adelantarse con un pase de la muerte que remató con una espinilla Christian Pulisic. Se acercó Mehdi Taremi, con un plácido cabezazo que paró Mendy, pero el Porto nunca pareció estar en posición de crear el mismo peligro que en la primera mitad.

Sin embargo, marcó uno de los goles más bonitos de la competición. En el minuto 93, Taremi marcó una espectacular chilena, poco antes de que Clement Turpin sellara el final del encuentro terminando con la aventura de los portugueses, que se llevan consigo la vida del Juventus.

El Chelsea jugará sus primeras semifinales en siete años, contra el ganador del cruce entre Real Madrid y Liverpool. Sus octavas semifinales en la máxima competición, las primeras desde que le eliminó el Atlético de Madrid antes de perder la final de Lisboa ante el Real Madrid.

El dueño del PSG blinda la puerta de salida a Neymar y Mbappé: «No tienen excusa para irse»

El París Saint-Germain dio este martes por la noche un paso de gigante hacia el gran objetivo que llevan persiguiendo desde hace una década, cuando su presidente compró el club con una sola idea: ser campeón de Champions. Tras quedarse con la miel en los labios el año pasado cayendo en la final contra el Bayern, este año se han vengado de los bávaros apeándoles en cuartos de final.

Si hay dos futbolistas responsables del éxito del equipo parisino, con el permiso de Keylor Navas que está firmando una temporada estelar en Europa, estos son Neymar y Mbappé. Sin estar descubriendo nada ahora, dos de los mejores futbolistas del mundo son los indiscutibles líderes en el terreno de juego, habiendo sumado en esta fase eliminatoria cinco goles por parte del francés y dos asistencias del brasileño.

Medio continente está pendiente del futuro de ambos, sobre todo en Madrid por Mbappé y en Barcelona con Neymar, con sus renovaciones todavía sin firmar y sus contratos expirando en 2022. Sin embargo, pese a los rumores de que estos podrían salir este mismo verano, el dueño del club, Nasser Al-Khelaifi se ha mostrado tajante con respecto al futuro de ambos y se niega a dejarles salir.

«Hemos invertido mucho en este club para ganar la Liga de Campeones y todos los trofeos en juego. Neymar y Kylian (Mbappé) no tienen excusas para irse», comenzó asegurando en declaraciones para RMC Sport, poco después de afirmar para Sky Italia que «Neymar jugará el próximo año en el PSG y se quedará muchos años».

Según el gurú del mercado de fichajes Fabrizio Romano, la situación con las dos estrellas del PSG está encaminada para los franceses. El contrato de Neymar está listo y preparado para ser firmado mientras que las conversaciones para la renovación de Mbappé ya han comenzado, aunque no hay ningún acuerdo alcanzado todavía.

«Tengo confianza en este equipo, siento que ha crecido, que tiene más experiencia. Este año hemos ganado al Manchester, a un gran Barcelona y al Bayern, que para mí es el mejor equipo de Europa. Ahora tenemos que pensar en la liga, que también es importante», añadió el empresario catarí.

Nueva polémica en la Premier League por la última fiesta ilegal: el español Ayoze Pérez, en la mira

Los futbolistas de la Premier League vuelven a estar bajo el foco de las críticas después de la última polémica que han protagonizado algunos de ellos. De nuevo, varios jugadores han participado en una fiesta ilegal saltándose todos los protocolos de prevención de riesgos del contagio del coronavirus.

Concretamente, han sido el futbolista español Ayoze Pérez y sus compañeros James Maddison y Hamza Choudhury los que organizaron una reunión de casi una veintena de personas que recibió el primero en su casa el pasado 3 de abril, tras la derrota contra el Manchester City, según ha informado The Telegraph.

El rumor de la fiesta se desató en redes sociales durante el fin de semana y fue su técnico Brendan Rodgers el que confirmó los hechos, asegurando que se sintió «amargamente decepcionado». «Esto es algo más grande que el fútbol. Hay que respetar lo que está sufriendo la nación y nosotros tenemos que respetar cuáles son nuestros valores dentro de nuestro club», apuntó.

El técnico acusó a sus discípulos de faltar el respeto a los ciudadanos británicos que hasta el pasado 12 de abril se encontraban en un confinamiento casi total. Los futbolistas del Leicester ya han sido castigados de manera interna habiendo estado una semana apartados del equipo, sin entrenar ni jugar, perdiéndose así el esencial partido contra el West Ham por la tercera plaza en el que los ‘foxes’ también sucumbieron.

Este miércoles concluye su sanción y podrán estar presentes en las semifinales de la FA Cup contra el Southampton que disputarán el próximo domingo.

El asistente que no concedió un gol legal a Cristiano Ronaldo se queda sin Eurocopa

El asistente que no le concedió un gol legal a Cristiano Ronaldo en el partido Serbia-Portugal (2-2), Mario Diks, no participará en la Eurocopa de este verano, confirmó hoy a Efe una fuente de la Real Federación Neerlandesa de Fútbol.

La máxima institución del balompié holandés espera que Jan de Vries sustituya a Diks como linier para la Eurocopa en el trío arbitral comandado por el árbitro Danny Makkelie, añadió la misma fuente.

La decisión de prescindir del juez de línea se da a conocer casi tres semanas después de la polémica jugada sucedida en el descuento del Serbia-Portugal, cuando el defensa Stefan Mitrovic despejó un remate de Cristiano Ronaldo después de que la pelota sobrepasase la línea de gol.

Diks no levantó la bandera para conceder el tanto y en la fase de clasificación para el Mundial de Catar 2022 no hay videoarbitraje, por lo que la acción no pudo ser revisada. Luego, el árbitro Makkelie le mostró tarjeta amarilla a Ronaldo por sus reiteradas protestas.

El colegiado pitó el final el encuentro segundos después, el astro brasileño tiró el brazalete de su selección al suelo y se marchó al vestuario indignado.

Cuatro días después, Makkelie le comunicó al juez de línea que sería reemplazado por otro compañero para los siguientes partidos. “Me dijo que quiere continuar con otro asistente porque ya no tiene confianza en nuestra cooperación”, dijo Diks al medio local Omrop Fryslan. “Realmente esperaba más apoyo, comprensión y confianza después de una exitosa colaboración a lo largo de varios años”, añadió el linier.

Makkelie, el árbitro que pito la final de la Liga Europa de la temporada pasada, ha confirmado a la prensa neerlandesa la ruptura con Diks, aunque se ha negado a explicar los motivos de su decisión. Diks había sido, junto a Hessel Steegstra, el juez de línea permanente de Makkelie durante los últimos años, pero desde hace dos semanas el primero ha sido sustituido por Jan de Vries.

Las palabras más duras de Mathieu sobre su fichaje por el Barça

Fichar por un club como el Barça significaría para cualquier futbolista dar uno de los pasos más importantes de su carrera. Pero esto no siempre es así. Jeremy Mathieu ha demostrado con sus últimas declaraciones en el diario L’Equipe que el sueño se puede convertir en pesadilla. El francés ha admitido que cuando supo que se iba a marchar al equipo catalán hizo todo lo posible para impedirlo y lo ha revelado como una experiencia muy traumática.

«No quería ir al Barça. Cuando se me acercó, era capitán en Valencia, estaba disfrutando de mi vida allí y me preguntaba: ¿voy a pulir el banquillo en Barcelona? Cuando recibí el contrato que me ofreció, redacté un nuevo contrato, en el que había un salario de un nivel entre el que recibía en ese momento y el que me ofrecía el Barça», explica el defensa que terminó relegado a una posición casi anecdótica en la entidad azulgrana. Allí terminó jugando tres temporadas después de su fichaje que le supuso al conjunto culé desembolsar hasta 20 millones de euros.

Mathieu llegó muy lejos para tratar de que esta llegada nunca se llegase a concretar. «Le mostré este contrato falso al director deportivo del Valencia, Rufete, diciéndole: Si me das esto, me quedo. Él respondió: Eso no debería ser un problema. Llamamos juntos al presidente, quien se negó. Rufete no podía creerlo … Rompí el papel y les dije: Así me voy. Comprendí que no contaban conmigo», desveló el galo que llegó a ser internacional con su selección.

En cualquier caso, también admite que disfrutó mucho de jugar con grandes jugadores y entre los que más le impresionaron cita a varios con los que compartió vestuario en la entidad azulgrana. «Obviamente, tuve la oportunidad de jugar con Messi… Pero también podría citar a Silva y Mata en Valencia, o Xavi. Me impresionó con su facilidad técnica en el campo y su sencillez fuera del campo: es un buen tipo», explica Mathieu.

Pero aún hay otra experiencia traumética que revela. Durante un partido que empató el conjunto culé en Liga, recuerda un gol en propia meta. «Me metí uno con el Barça ante el Villarreal. En un córner no veo que llegue el balón, rebota en mi pecho y se mete en la portería. Después, todos los periodistas españoles me aplastaron, como si lo hubiera hecho a propósito», concreta el futbolista que estuvo un par de temporadas en la Ciudad Condal.

El rival más duro
Dentro de este repaso a su carrera que ha hecho en el medio francés, Mathieu también habla sobre quién fue su rival más duro. «¡Diego Costa! Te da pequeños golpes de ‘perro’ para sacarte del partido. Él pisa tus pies, se disculpa y comienza de nuevo inmediatamente después. Puede que lo sepas, te acaba molestando, le respondes y te llevas una tarjeta», destacó el defensa galo que ha marcado la actualidad este domingo por estas declaraciones tan polémicas sobre su etapa en España.

Mbappé y Neymar, dos estrellas diferentes: las estrategias del PSG ponen a Kylian en el mercado

El PSG tiene ante sí meses determinantes para su proyecto. El club francés, liderado por los millones del jeque Al-Khelaifi, apostó en las últimas temporadas por armar un equipo de presente y futuro. Una ocasión perfecta para que un club del país recuperara el impacto europeo y peleara por los grandes títulos. Sin embargo, costó mucha inversión, cambio de jugadores y, sobre todo, de entrenadores. El conjunto galo no encontraba la fórmula del éxito y vio en dos estrellas su guía hacia la Champions.

Mbappé y Neymar fueron los elegidos. El PSG les designó como sus hombres franquicia. Los intocables, los mejor pagados, los líderes del vestuario pese a no ser jugadores veteranos en el club de la capital. Con todo ello lidiaron el francés y el brasileño, que pese a sus diferencias tanto en el terreno de juego como en su propia carrera, lograron establecer una de las mejores duplas del panorama continental.

El año pasado, en una Champions muy diferente y marcada por la Covid-19, el conjunto francés se vio impulsado hacia lo más alto. Todo lo que hasta entonces se les había resistido en Europa estaba más cerca que nunca. El PSG conseguía colarse en una final de la Champions, con mucho sufrimiento y dudas, pero llegando a un encuentro que pesos pesados como el Real Madrid o el Barcelona no habían conseguido. El resultado no acabó siendo favorable y el Bayern Múnich se hacía con el título de mejor club de Europa. Meses después lograrían el ‘Sextete’. El PSG, por lo tanto, tenía excusa para entender su derrota.

Sin embargo, en este nuevo inicio de temporada las cosas no han ido del todo bien. El equipo de Pochettino, que tomó las riendas del equipo a media campaña, no termina de recuperar el camino del éxito. Sigue viéndose esa falta de continuidad que, aunque se mantiene en Champions, ha dejado al PSG sin la habitual superioridad en una Ligue-1 que podrían perder. Golear al Barça ayuda, pero perder contra el Lille no. Resultados que al fin y al cabo afectan al futuro de jugadores como Mbappé o Neymar, que afrontan sendos procesos de renovación con diferentes estrategias. Tanto suyas, como del propio club.

Neymar es fijo
El brasileño de 29 años vive una situación muy diferente a la de Mbappé. Neymar es Neymar. Un jugador cuya vida extradeportiva genera más de una polémica, cada frase en redes sociales revoluciona medio planeta y cuyo impacto a nivel mundial va más allá de lo que marca únicamente el fútbol. Fichó por el PSG tras abandonar el Barcelona de la peor manera posible y a cambio de 222 millones de euros. Firmó hasta 2022. Y, a falta de un año, aún no hay renovación pública.

Sin embargo, lo que sí hay es claridad y mucho cariño. El PSG quiere que continúe. A diferencia de Barcelona, el brasileño ha encontrado un clima perfecto para vivir. Nadie le chista, nadie le critica. No hay apenas presión y en todas las polémicas que ha vivido se ha encontrado con el respaldo absoluto del PSG: desde lesiones -que siempre suelen crear un clima de víctima y verdugo- hasta casos de supuesto racismo como el Álvaro González. El PSG siempre se puso del lado de su jugador.

Neymar se divierte en el terreno de juego y da un buen rendimiento. Sin ningún dato de locura que le lleve a pelear por los grandes galardones individuales, pero lo justo y necesario para que el club y el técnico se conformen. Con esas, el brasileño se siente líder. Tanto que rompió el silencio del PSG para, en pleno ‘caso Messi’, declarar públicamente que quería jugar con él la próxima temporada. Eso, acompañado de su intención de seguir en París, era un mensaje evidente para la directiva. Un reflejo más de su potencial: manda en el césped, pero también en el proyecto.

Ese entendimiento que ambas partes han conseguido aporta la estabilidad necesaria a un club tan débil a nivel de resultados como el PSG. Y, por ello, las noticias en Francia sobre una renovación son constantes. 2026 y mismo salario son algunos de los detalles que ya se conocen del acuerdo. La firma es la que falta, pero tanto el PSG como Neymar han hecho pública su intención de continuar unidos. Ni los rumores del Barça ni las dudas en los resultados sirven para minar el vínculo brasileño-francés.

El adiós de Mbappé
El delantero francés vive una situación muy diferente. Más joven, con más retos. Y, sobre todo, con más ofertas. Mbappé sabe que tiene una oportunidad de oro para marcharse lejos de París e iniciar un nuevo proyecto. El Real Madrid le quiere y, tal y como adelantó EL BERNABÉU, si se pone en el mercado la entidad merengue intentará su incorporación. Sin embargo, no es nada fácil.

Mbappé fue una apuesta muy seria del PSG, que incluso logró encontrar una solución en la operación para esquivar el Fair Play Financiero. Muchos millones en el traspaso -180 ‘kilos’-. Su contrato es hasta 2022 y la intención del club francés era que ampliara su vinculación. Mantener a Neymar y Mbappé sería toda una muestra de músculo empresarial y deportivo. Y más si se acompañase de detalles económicos que permitieran la sostenibilidad de los franceses.

Pero, a diferencia de con Neymar, el PSG ha decidido tomar una estrategia muy distinta. Mbappé no quiere marcharse de mala manera, tal y como ha reflejado en sus diferentes comparecencias. Es feliz en París e incluso está estudiando quedarse -con la condición de que sea a largo plazo- pese a no haber ganado ninguna Champions. La clave está en el tiempo.

Una postura que en el PSG no ha gustado. El club francés ha optado por señalar públicamente a Mbappé. Y, mientras reflejan su seguridad con la continuidad de Neymar, en la entidad, por medio de Leonardo, han pasado toda la presión a Mbappé. Para renovar, han esgrimido, se necesita la cooperación de ambas partes. Y ahí es donde Mbappé queda en mal lugar para la afición gala.

A sus 22 años, el delantero galo ve en este mercado de fichajes la oportunidad de probar algo nuevo y que le catapulte al estrellato colectivo e individual. El PSG, al ver que esa estrategia de presión pública no ha tenido efecto todavía, ha admitido que dejará salir a Mbappé a cambio de 150 millones de euros. Un precio muy inferior a lo reclamado otros veranos y que muestra esa semiderrota del conjunto francés. Con más de 200 millones de pérdidas en los últimos meses, y con la necesidad de reforzarse si Mbappé se marcha, el PSG ha confirmado sus dos estrategias.

De la presión al joven galo, al cariño a un Neymar que solo mira hacia París. El cronómetro para conocer las decisiones oficiales ha comenzado.